Friday, June 18, 2010

Lecciones del viernes

1. Si pones el despertador es para ¡despertarte!! No para apagarlo y seguir durmiendo. Entiende eso de una buena vez Menchis!


2. No intentes tomar desayuno mientras vas en un taxi. Consecuencias: ropa manchada de café, quemadura de café en la cara y miguitas regadas por el asiento del taxi. Cochinolas.


3. Aseo en la oficina: después de aprender la lección número 1 del viernes (“no se toma desayuno en el carro”), aproveché los recursos de la oficina. Lavé mi blusa manchada con café en un baño y la sequé (con la secadora de manos) en otro. Una lección más: cuando eres enana como yo, intentar secar tu blusa sin sacártela, es decir parándote de puntitas cerca del aire caliente es agotador y complicado. Felizmente ya estoy seca y feliz (qué raro y perverso suena esto).


4. Cada vez que voy a la Universidad Católica (Dios me libre de decirle alguna vez “la cato”) siento auténtica pica. Yo debí haber estudiado en esa universidad. Mi viejo me dijo alguna vez que él me veía más como una chica de la Católica antes que una chica de la de Lima. Felizmente, y a pesar de haber estudiado en esta última, creo que no soy una típica chica de la de Lima. Bueno, a veces sí, un poquito. Sin embargo, de haber estudiado en la Católica tal vez no hubiese conocido a los grandes amigos que conservo hasta el día de hoy. Tampoco me hubiese reído tanto con los comentarios de algunas muchachas villamarianas. Nunca olvidaré la propuesta de una de ellas para contrarrestar el caos en la construcción. La señorita decía que el cambio debería empezar por pintar todas las casas del cerro San Cristóbal de un solo color. “Blanco por ejemplo. De hecho se vería más ordenadito”. Así dijo. Hoy me da ternurita.


5. Ponstan. ¿Qué sería de la vida de las mujeres sin estas mágicas pastillas?


6. No se almuerza carapulcra en el trabajo. No se almuerzca carapulcra en el trabajo.


Y esas son las lecciones de hoy.

2 comments:

Anonymous said...

Fue la Cara de Dedo la del comentario del San Cristobal? Esa chica (y sus amiguetas), tenía comentarios desacertados para cada situación...

La Católica huele a acequia darling, dime lo que quieras, pero ahí hay bichos feos, como una ratita gorda o una cucaracha cascaruda. Además no tienen el fabuloso sangüichito de pollo de la cabañita de la de Lima, y queda demasiado lejos, y en tu caso demasiado-demasiado lejos. Y Carmen, no nos hubiéramos conocido; serías promo con tu amiga la del país de las maravillas, jajaja!!! La de Lima es la voz, oh yeah!

lvsr_77 said...

jaja yo tambien apago el despertador siempre! es que odio a esa cosa!! me encanto tu blog sigue asi :)