Friday, June 18, 2010

Lecciones del viernes

1. Si pones el despertador es para ¡despertarte!! No para apagarlo y seguir durmiendo. Entiende eso de una buena vez Menchis!


2. No intentes tomar desayuno mientras vas en un taxi. Consecuencias: ropa manchada de café, quemadura de café en la cara y miguitas regadas por el asiento del taxi. Cochinolas.


3. Aseo en la oficina: después de aprender la lección número 1 del viernes (“no se toma desayuno en el carro”), aproveché los recursos de la oficina. Lavé mi blusa manchada con café en un baño y la sequé (con la secadora de manos) en otro. Una lección más: cuando eres enana como yo, intentar secar tu blusa sin sacártela, es decir parándote de puntitas cerca del aire caliente es agotador y complicado. Felizmente ya estoy seca y feliz (qué raro y perverso suena esto).


4. Cada vez que voy a la Universidad Católica (Dios me libre de decirle alguna vez “la cato”) siento auténtica pica. Yo debí haber estudiado en esa universidad. Mi viejo me dijo alguna vez que él me veía más como una chica de la Católica antes que una chica de la de Lima. Felizmente, y a pesar de haber estudiado en esta última, creo que no soy una típica chica de la de Lima. Bueno, a veces sí, un poquito. Sin embargo, de haber estudiado en la Católica tal vez no hubiese conocido a los grandes amigos que conservo hasta el día de hoy. Tampoco me hubiese reído tanto con los comentarios de algunas muchachas villamarianas. Nunca olvidaré la propuesta de una de ellas para contrarrestar el caos en la construcción. La señorita decía que el cambio debería empezar por pintar todas las casas del cerro San Cristóbal de un solo color. “Blanco por ejemplo. De hecho se vería más ordenadito”. Así dijo. Hoy me da ternurita.


5. Ponstan. ¿Qué sería de la vida de las mujeres sin estas mágicas pastillas?


6. No se almuerza carapulcra en el trabajo. No se almuerzca carapulcra en el trabajo.


Y esas son las lecciones de hoy.

Monday, June 14, 2010

Años

1. El viernes celebré el santo de Kara primero a ritmo de boleros y luego en un lugar muy raro que me hizo volver al Cusco de los 90´s, al menos mentalmente. Ella ha escrito algo muy lindo sobre su amá y el acto de nacer. Es lunes y no tengo ganas de escribir nada lindo, solo le voy a decir a Kara (porque sé que lee este blog) que me siento muy contenta y afortunada de haberla conocido y me gusta que no se asuste de los disparates. Le tengo un cariñete especial. Similar al que, supongo, tendría por una hermanita menor un poco loca.

2. Pocas cosas más admirables que aquella gente con las cosas claras. A raíz del Mundial, escuché que un jugador brasileño siempre supo que sería eso, un jugador, desde niño. ¿Cómo alguien puede tener sueños tan nítidos? ¿Cómo consiguen hacerlos realidad? Hace años que sueño con: 1) toparme con uno solo de los Rolling Stones y robarles el secreto de la eterna juventud y 2) ganarme la tinka. Y naca la pirinaca. Pero naca, eh

3. ¿Qué estabas haciendo durante el Mundial pasado? No recuerdo. ¿Y el anterior? Tampoco. ¿Y el otro? Junté mi álbum de figuritas y escribía arengas por mis equipos favoritos en las pizarras.

4. Hace poco conversaba con una amiga que cuando era más chica me faltaba tantita desfachatez y prefería quedarme calladita y sufrir en silencio antes que decir lo que pienso. Hoy estoy en capacidad de decirle a alguien: “no te entiendo. Me pareces pretencioso” o “estoy aburrida. Adiós!”. Ahora entiendo por qué las viejas son tan frescotas.

5. Desde hace dos semanas los domingos han dejado de ser esos días horribles y angustiosos que preceden al lunes. Ya no importa si no hiciste la tarea o no terminaste de armar tu maqueta sobre el templo Wari. Estos domingos se han vuelto cinemeros y tertulones. Con almuerzos largos y divertidos. Con sol o sin él. Con gente nueva que te cuenta historias alucinantes. Con gente de siempre que te hace reír. Tan bonitos son que no dan ganas de que terminen y se inicie una nueva semana. Así de bonitos son.

Thursday, June 03, 2010

Veo veo, ¿qué ves?


1. He estado chequeando muchas fotos antiguas en estos días. Osea, fotos antiguas mías, no del archivo Courret o algo así. Y sí, he comprobado eso del brillo en los ojos. Es locazo como lo vamos perdiendo a medida que pasa el tiempo. Ganamos kilos y arrugas y perdemos los ojos chispita mariposa. No es justo señor juez.


2. El lunes ví el capítulo de fin de temporada de Grey´s Anatomy. Bien irreal y por lo tanto bien entretenido. En una escena, la protagonista le dice a su marido moribundo: “no te mueras porque si lo haces yo también me muero”. Pensé entonces si alguna vez me he querido morir y si podría morir por alguien o morir de amor, como decía Miguel Bosé cuando era un poco “esto”. No. Creo que no. Nunca me he querido morir a pesar de decir “me mueeroo” todo el tiempo. No daría mi vida por nadie y menos por alguna causa (de atún?). ¿Me moriría de amor? Nunca he entendido esa frase. Te mueres de cáncer, de Sida o porque te atropella un auto, pero ¿de amor? Sé (porque la amiga tantas veces citada me lo ha confesado) que uno puede enfermarse de amor. Eso sí me parece totalmente lógico. Que te de fiebre y se te aflojen las piernas. Pero de ahí a morirse, no sé ah.


3. A veces me pregunto cómo es posible que nuestra televisión nacional sea tan mala. En estos momentos están pasando un programa en el que aparecen el grupo Magneto de México, la Chola Chabuca haciendo Pole Dance y un hombre con camisa negra y saco rojo bailando. Todo al mismo tiempo.


4. Me gustan aquellas películas que me alteran la temperatura corporal. No estoy hablando del porno. Me explico: ayer vi “Two Lovers” (Los Amantes). Está filmada en NY y todo el tiempo la imagen es marrón. Y siempre hace frío. Y los protagonistas andan bien abrigados y uno llega a escuchar el sonido del viento. Sentí frío y que se me congelaba un poco la nariz a pesar de que la sala de cine no estaba con aire acondicionado. Me acuerdo también cuando vi “Sideways” (Entre copas). Además de salir de la sala con ganas de tomarme una licorería entera sentía el calorcito del Napa Valley.


5. Alejandro González Iñarritu, el director de Amores Perros y Babel, ha dirigido un comercial para Nike sobre el Mundial. No importa si te gusta o no el fútbol. Lo vas a adorar.