Friday, April 30, 2010

Au!

Existen cosas, muchas cosas, que me afectan físicamente. No, no una chanfainita de la tía veneno. Tampoco las hamburguesas de Bigote.

En estos días mis problemas tienen que ver básicamente con dos afiches que se repetían por toda la ciudad. Uno anunciaba al grupo Aventura y el otro a Arjona. Al mirarlos, me ponía mal. Sentía algo en el estómago (y no, no eran mariposas), algo como náuseas, como cuando comes algo muy muy pesado y te arrepientes de haberle echado tanto ají.

No puedo con los patas de Aventura. Sus cejas depiladas, su mirada de lado, sus caras de “mm, sep, qué ricos somos”. Cuando los veo me invade el malestar, la furia, las ganas de buscarles y sacarles la mierda.




Y bueno, Arjona. Está Arjona. Qué puedo decir sobre este individuo…Su pelo eternamente mojado, la camisa abierta, la mirada de ensoñación. Y eso que solo estoy describiéndolo físicamente. Oírlo cantar es similar a que te pateen las bolas o las tetas o cualquier otra parte sensible de tu cuerpo. Sin embargo, creo que lo que me produce mayor desazón es que este tipo -que dice que va a poner el Concierto de Aranjuez porque es su primera vez- llene estadios, que haya gente emocionada con ir a verlo, que compre sus discos. Suma de factores que causan desazón o, como diría alguien que conozco, “causa impresión”.



Pero esta semana no se limitó a ver los afiches y sentirme mal. Esta semana tuvo un plus pues decidí hacer algo con mi cuerpo (saaaaooo). Decidí llenar una parte de este con tinta. En suma, fui a un estudio de tatuajes y me hice uno. Debo decir que esperaba sufrir, llorar, maldecir, pero no estimados lectores, nada de eso sucedió. Y creo que es en parte porque algunas mujeres estamos acostumbradas a ciertos dolores. Lo digo sin temor a equivocarme: hacerte un tatuaje duele mucho menos que hacerte la cera. Hacerte un tatuaje es casi casi similar a una limpieza de cutis hecha por alguna cosmiatra nazi.

Hacerte un tatuaje es como que te pellizquen mucho y se diviertan haciéndolo.

Pero nadie te dice qué viene después. Resulta que sí, el tatuaje es una suerte de herida y en vez de soltar sangre botará la tinta que le sobra. Sep. Ya van dos días y parezco niña de inicial con blusas manchadas de tinta. Me siento un fuckin calamar que va dejando sus huellas negras por donde va. Pero sobre todo, me siento contenta con el resultado. Y eso es lo que importa ¿no?

6 comments:

Arquitectitis said...

Te has hecho un tatuaje???!!! de que?? sobre que? porq???????????' Cuentanoslo todo, cuentanoslo ya!! Besos Madrileños, La Primis!

menchis said...

Si primis, me he hecho un tatuaje. Los detalles te los cuento después porque así es mejor no? Pero no imagines nada loco eh!

Arquitectitis said...

Esperamos detalles por skype!
Bss!

Imberbe_Muchacho said...

Arjona es la voz!!!!

Anonymous said...

Escribe todo lo que quieras que no te gusta Arjona, darlinette, pero yo recuerdo cuando te emocionabas escuchando su canción esa del taxista, no lo niegues!!!! Y su pelo mojado también te gusta!!! Jejeje!!
Te conté que tu pata Pancracio es su fan #1, no?

menchis said...

Si chica tantas veces citada en este blog, arjona y su pelo lo son todo en la vida jajaja. Fuiiira. Jaja. De Pancracio me espero todo, no me extraña. Fuchilanga.