Monday, December 21, 2009

Es curioso..(1)

La gente no? Sí pues, la gente. Será que no crecí rodeada de mucha gente (más allá de la indispensable, tampoco es que haya sido Mowgli, a pesar de llevar su mismo corte de pelo por algún tiempo) y por eso, esto de las relaciones sociales aún no lo termino de comprender.

Pienso por ejemplo en Navidad y la hipocresía que le rodea. De pronto hay que ser buenos, acordarnos de la gente que no tiene para comprarse un todinito y justificar todo con "Ay, es Navidad". Hay que sonreír, brindar y regalar (en ese o en cualquier otro orden) porque "es Navidad" y prohibido deprimirse.

Hay que ayudar, hay que regalar, hay que vernos, sí, hay que vernos y brindar y darnos más regalos. Y a mí todo eso me produce profundísima flojera y al final, como cuando quedan restos de café pasado en la taza, una cosita así medio cochinona. Llámala tristeza, si quieres.

Yo lo he intentado, de veras de veritas. Una navidad cociné un pavo entero, decoré mi mesa, puse velas y todo. Recibí a mi suegra y a la nana de la familia de la Ñanga. Los cuatro sentados alrededor de la mesa parecíamos un comercial de Inka Kola, realmente adorables. Pero en el fondo sentía precisamente eso, que estábamos filmando un comercial y no viviendo algo. Y aparecieron los restos de café en mi corazoncito latino.

Y las preguntas... Me preguntan si ya compré todos mis regalos. "No, no regalo a nadie" (en Navidad, al menos no. El resto del año sí y me encanta). Me preguntan también si ya decoré mi casa. "En realidad no decoro mi casa" (y empiezo a dar excusas como: "mi casa es muy pequeña y no tengo lugar para guardar los adornos el resto del año" o "me da flojera limpiar árboles y adornos"). Y claro, me dicen posera, grinch y otros apodos bastante monses. ¿Es tan difícil comprender que no es una pose, es simple flojera y falta de motivación?

Me ha ido mejor con las tradiciones creadas. Hace varios años, junto con algunos amigos, creamos nuestra propia celebración posterior a tanto lonche y melcocha familiar. Y nos fue bien. Pero luego se dejó de lado y otra vez se ha retomado y esperemos que esta vez todo salga bien y no aparezcan los restos de café.

1 comment:

Anonymous said...

Y la navidad Pulp Fiction? Esa fue una buena navidad caracho!! Con el el tipo de los dientes llenos de tachuelas en forma de cosas, te acuerdas? Y la chica que quería bailar contigo?? Je... esa fue toda una navidad, de chocolate caliente y Mozart, de lluvia fría, de cosas que no pasan de verdad.
Por eso creo my darling que es imperativo tomar vacaciones, vacaciones de la realidad y hacer cosas, simplemente cosas. Pero para eso hay que ser millonarias pues Mincha, millonarias!!!