Friday, September 04, 2009

Tome Ceregen
Me he dado cuenta que últimamente esto asunto del humor ya no me sale tanto en este blog. A lo mejor es por esos desequilibrios de los que se sorprendió la doctora el otro día que fui a visitarla. Un día para el olvido o tal vez para recordar. Nunca había sufrido tal ráfaga de análisis: en one me pusieron unas inyecciones dolorisísimas, me sacaron sangre a ritmo de los 80´s (es que el chico del laboratorio escuchaba una de esas radios en las que pasan música de hace veinte años) y de paso me hicieron un examen del cual no hablaré en este blog porque el exhibicionismo no me da para tanto.

No tengo muchas ganas de hacer nada o algo salvo ver películas muy tontas que me hagan reír. Tengo varios libros por leer y solo leo los más ligeritos. Mi querido Ipod ya me aburrió y estoy a la caza de nueva música, pero no tengo ánimos de bajarme discos (sip, yo soy pirata, como tú) y menos comprármelos.

¿Le faltará Magnesol a mi vida?¿Debo aumentar la dosis de ejercicio para ver si así genero más endorfinas? ¿Estoy desbalanceada como esos personajes horrorosos (con los que comparto peinado) del comercial de las leches?

Algo raro pasa con mi organismo, estoy segura. Nunca antes tuve problemas para dormir y ayer me la pasé en vela y estuve cerquita de ponerme a ver Infomerciales. Algo raro hay porque mi ropa de colores hace días que no ve las calles y creo que quienes me rodean creen que me he vuelto beatnik o existencialista pues ahora solo visto de negro y no sé bien por qué. (Comentario: no sé por qué siempre he creído que los existencialistas visten de negro. Debe ser por la misma razón que creo que los beatniks siempre usan boinas. Estereotipo que le dicen).

***

Ayer volví a ver uno de los videos más bonitos del mundo (gracias, querido!!). También vi Persépolis. A veces las cosas más lindas no necesitan tanta alharaca. Solo ojos y oídos dispuestos a disfrutarlos.

***

De pronto, ganas de una hamaca, un chilcano, sol y algo así como Fleet Foxes o Neko Case en el ambiente.