Monday, May 18, 2009

Cuidado con lo que deseas
1. De tanto desear que volvieran los 90´s, estos regresaron con una furia tan brutal que casi casi necesité cinturón y lentes de seguridad para no morir de la impresión. En medio de una fiesta que me hizo recordar a esos queridos bacanales universitarios, un DJ maligno, muy maligno, decidió tocar todos aquellos éxitos que nos hicieron saltar y poguear hace una década. Saltos, bailes ridículos, divertidos pasitos del recuerdo y mucha sacudida de cabellera (con dolor de cuello al día siguiente porque los años, ya lo sabes, no pasan en vano).
Era curioso ver a esa gente con la que estudiaste hace miles de años (no tantos en realidad) un poco más vieja y con cara de no entender muy bien nada. Mi amiga tantas veces citada en el blog me dejó un comentario en el que decía que probablemente en los 90´s éramos más felices no solo porque fue una época bonita (vamos, sí lo fue) sino porque también éramos un poco más tontitos. Y estoy absolutamente de acuerdo. Ya lo he dicho varias veces: mientras menos sepas, te diviertes más. ¿O no? Te cuestionas menos, te dejas llevar y no te preocupa mucho cómo llegar a tu casa o levantarte al día siguiente. Simplemente lo haces y ya. Eso sin contar el asombroso poder elástico del dinero durante la juventud temprana. Aún me pregunto cómo podía divertirme de manera tan desaforada a base a propinas o, lo que es lo mismo, con sueldo de practicante. El dinero en ese entonces era escaso, pero servía increíblemente para irte de viaje todos los feriados largos, comprarte una que otra vanidad de la vida, juerguearte (con sanguchón madrugador incluído), movilizarte por toda la ciudad y encima, estudiar. Increíble.
2. La semana pasada soñé que vomitaba gusanos. Asquerosos y gordos gusanos salían de mi boca y yo, como sucede en las películas surrealistas, no me inmutaba por la situación. Consultada al respecto, la señorita Chica dijo que soñar con gusanos era equivalente a soñar con una persona mala del entorno laboral. Ahora me pregunto, si soñaba no solo con gusanos, sino que los vomitaba, ¿quiere decir que me voy a comer a esta persona malita? Espero respuestas e interpretaciones.
3. ¿Cuántas veces has dicho, parafraseando a la chica Dorothy, que no hay lugar como el hogar y que no puedes más del cansancio y que lo que quieres es dormir ya ya?. Ten cuidado con lo que deseas porque te puede pasar como a mí y dormir un día entero sin darte cuenta. Claro, si me conoces sabes que puedo dormir hasta caminando o con solo desearlo, pero eso es una cosa y otra cosa mariposa es dormir un día entero. Decir algo así como "ah, es momento de una siestita" y despertarte a la una de la mañana del día siguiente. Eso está mal. Tanto descanso es maligno para el cerebro, el corazón y el asombroso cuerpo humano de Editorial Navarrete.
4. Si vuelvo a ver un solo documental más sobre la reproducción humana o animal voy a cruzar la vía expresa con una venda en los ojos en plena hora punta. Ya paren con eso ¿no?

4 comments:

kara::kara said...

cuando empezaron los 90s yo tenía cinco años, cuando terminaron yo tenia 15. Mis propinas alcanzaban para un paquete de papitas "Machuca" y una Incakola en el kiosko del patio de recreo de mi colegio de monjas.
Mis compañeras le echaban mayonesa a sus papita Machuca.

Anonymous said...

Karakara, lo siento mucho, pero me das la cólera que sólo la gente mucho más joven que yo me puede dar. Te perdiste una época fenomenal llena de franela a cuadro y pelo sin lavar. Oe Mincha, por qué la gente siempre tenía el pelo tan cochino ah?? Tú no of course, tú sólo lo tenías inmensamente largo y yo terriblemente corto...
Sabes he pensado mejor, no éramos tontitos, éramos inocentes que no es lo mismo pero es igual. Eso se extraña harto amiga, harto se extraña.

menchis said...

Kara: es muy pendejo ese nombre de papitas! muy muy pendejo.

Amiga tantas veces citada en el blog: el pelo sucio y la inocencia eran un "must". Claro que era una época fenomenal. La moda era de las más bonitas que hemos visto (comparar con los 80´s por ejemplo), la música era cheverasa y encima se escuchaba en todas partes, ¿no? Es decir, en cualquier antrucho ponían Nirvana o Cadillacs como las huevas. Ahora la música "de moda" es la pachanga y a mi la pachanguez no me pone. Y bueno, ni qué decir de los amigos, los sueños, las ideas, los estados alterados, la deliciosa pérdida del tiempo, el romance mal y bien entendido, los descubrimientos, etc, etc, etc.

Anonymous said...

Hello!! he vuelto...
Con una luca me iba de ida y regreso hasta tu little house on the praire, nos ibamos ida y regreso a la plaza a comer pollo, y encima nos alcanzaba para un ron con coca cola, te acuerdas???

Vivixpe