Monday, May 18, 2009

Cuidado con lo que deseas
1. De tanto desear que volvieran los 90´s, estos regresaron con una furia tan brutal que casi casi necesité cinturón y lentes de seguridad para no morir de la impresión. En medio de una fiesta que me hizo recordar a esos queridos bacanales universitarios, un DJ maligno, muy maligno, decidió tocar todos aquellos éxitos que nos hicieron saltar y poguear hace una década. Saltos, bailes ridículos, divertidos pasitos del recuerdo y mucha sacudida de cabellera (con dolor de cuello al día siguiente porque los años, ya lo sabes, no pasan en vano).
Era curioso ver a esa gente con la que estudiaste hace miles de años (no tantos en realidad) un poco más vieja y con cara de no entender muy bien nada. Mi amiga tantas veces citada en el blog me dejó un comentario en el que decía que probablemente en los 90´s éramos más felices no solo porque fue una época bonita (vamos, sí lo fue) sino porque también éramos un poco más tontitos. Y estoy absolutamente de acuerdo. Ya lo he dicho varias veces: mientras menos sepas, te diviertes más. ¿O no? Te cuestionas menos, te dejas llevar y no te preocupa mucho cómo llegar a tu casa o levantarte al día siguiente. Simplemente lo haces y ya. Eso sin contar el asombroso poder elástico del dinero durante la juventud temprana. Aún me pregunto cómo podía divertirme de manera tan desaforada a base a propinas o, lo que es lo mismo, con sueldo de practicante. El dinero en ese entonces era escaso, pero servía increíblemente para irte de viaje todos los feriados largos, comprarte una que otra vanidad de la vida, juerguearte (con sanguchón madrugador incluído), movilizarte por toda la ciudad y encima, estudiar. Increíble.
2. La semana pasada soñé que vomitaba gusanos. Asquerosos y gordos gusanos salían de mi boca y yo, como sucede en las películas surrealistas, no me inmutaba por la situación. Consultada al respecto, la señorita Chica dijo que soñar con gusanos era equivalente a soñar con una persona mala del entorno laboral. Ahora me pregunto, si soñaba no solo con gusanos, sino que los vomitaba, ¿quiere decir que me voy a comer a esta persona malita? Espero respuestas e interpretaciones.
3. ¿Cuántas veces has dicho, parafraseando a la chica Dorothy, que no hay lugar como el hogar y que no puedes más del cansancio y que lo que quieres es dormir ya ya?. Ten cuidado con lo que deseas porque te puede pasar como a mí y dormir un día entero sin darte cuenta. Claro, si me conoces sabes que puedo dormir hasta caminando o con solo desearlo, pero eso es una cosa y otra cosa mariposa es dormir un día entero. Decir algo así como "ah, es momento de una siestita" y despertarte a la una de la mañana del día siguiente. Eso está mal. Tanto descanso es maligno para el cerebro, el corazón y el asombroso cuerpo humano de Editorial Navarrete.
4. Si vuelvo a ver un solo documental más sobre la reproducción humana o animal voy a cruzar la vía expresa con una venda en los ojos en plena hora punta. Ya paren con eso ¿no?

Sunday, May 10, 2009

Los famosos y los 90`s
¿Qué se sentirá ver a un famoso, pero famoso famoso, de verdad? ¿Qué pasaría si de pronto ¡catapum! te cruzas con… John Cusack o ya, para hacerlo mas marketero, con Mr. Spielberg? Yo en cambio hasta ahora no entiendo porque me he cruzado tantas veces con Melcochita en la calle. Cuando era más chica y vivía en el Verde Bosque y mientras daba brincos con unas amigas, me lo encontré y me hizo un coqueto guiño (del que siempre hablo con mi terapeuta…ja). Y desde que me mudé a mi barrio proletario me lo habré cruzado unas dos o tres veces más. A lo mejor el destino quiere que nos unamos. A mi todo el asunto me preocupa, a pesar de ser su fan.
Durante esta semana, la gran Martita me contó que por esas maravillosas coincidencias de la vida se encontraba en un hotel de Miami donde se filmaba una película con George Clooney. Y obvio microbio, lo vio. Me dijo que era un súper churro, que para nada se le veía viejo ni sobrado y yo leía su relato vía msn mientras Lima olía a pescado y la neblina invadía mi cuarto.
Tengo otra amiga que hace algunos añitos ya, me llamó desde la lejana Roma. “Menchis, no sabes a quién acabo de ver?”, me dijo. La niña, cargada con un espíritu heroico que admiro, se fue, cual fan enamorada al cine en el que estrenarían Ocean Twelve (o era Eleven? Ya perdí la cuenta). Claro, no se fue al cine-cine, sino afuerita nomás a esperar, bajo condiciones metereológicas temerarias, a que apareciera Braulio Pito, conocido también como Brad Pitt. Esperó junto con otras temerarias muchachas detrás de la baranda y la clásica alfombra roja. El muchacho Braulio llegó, sonrío y todas se sintieron un poquito más dichosas.
Siguiendo con las internacionales, la amiga tantas veces citada en este blog vió en un bar neoyorkino a un John Cusack tan cochino como churro y, si recuerdo la anécdota correctamente, creo que compartió un par de sonrisitas con ella. (¿Es cierto esto, amiga tantas veces citada en este blog o ya quemé?).
Y para terminar con los famosos, tengo que citar a mi cuñado quien, el año pasado, se tomó una foto con un tímido y amable Michael Stipe (sep, el de REM) en el aeropuerto de Santiago de Chile.
Tranquila Menchis. Ya llegará tu hora.

90’s


Hoy que también se celebra el día de la mamita, me entraron unas ganas locas de que vuelvan los 90’s. Me dieron ganas de usar camisas a cuadros, muchas zapatillas, más botas y tener el pelo largo. Me entró algo así como una nostalgia por esos antros del pasado y el MTV de esos años. Era sencillo pasarla bien con el vodka de contrabando (¿te acuerdas chica tantas veces citada en este blog?). Era divertido soñar con todo. Era patético enamorarse de loosers rompecorazones. Era maravilloso sorprenderse tanto y leer como si mañana mismo me fuera a morir. A veces, consumida por una nostalgia dominguera y treintañera, me gustaría volver a esos 90`s cuando invadía tu casa y la tuya también por horas porque me daba flojerisima volver al Verde Bosque. Disculpen la nostalgia. La neblina, la acidez estomacal y el día de la mamita tienen la culpa.
*En la imagen, Homero creando el grunge. Gracias al blog por su colaborasao.