Monday, March 23, 2009

(**)

Si tuviera que hacer un ranking de las miles de cosas que detesto, creo que el número uno de la lista lo ocuparía estar enferma. Un virus -según diagnóstico de la doctora- se apoderó de mi maltrecho cuerpo y causó afonía, dolor de huesos y de cabeza, escalofríos, fiebre, congestión, tos de perro y ganas de agarrarme a martillazos hasta partirme en pedacitos chiquitos inmunes al dolor.

Gracias a los cuidados de la Ñanga (que no se quejó de la papelera llena de mocos, las tacitas con restos de té con limón repartidas por toda la casa, la mala facha, el engreimiento y otros efectos del virus) logré recuperarme, pero no del todo. Y, como soy tantito obsesiva, además del tratamiento indicado por la doctora, busco remedios (digamos alternativos) para sanarme más rápido. Así, paseando por la casa encontré algo que trajo la Ñanga de EE.UU. Se trata de un spray nasal que debería estar prohibido por la FDA porque es tan efectivo que se vuelve adictivo. Viene con un líquido que no sé si sea bueno o malo, pero creo que "pone". Acabo de leer las indicaciones y dice que no se debe usar más de dos veces al día. Demasiado tarde.

También recurro a antihistamínicos (que generalmente se recetan para alergias pues te "secan" la nariz) pero dan sueño. Pero sueño feo. Te tomas la pepa y empieza a contar: 4, 3, 2, 1... zzz. Listo. Dormida. Con baba. Con pesadillas. Terrible.

Trato de seguir las indicaciones de la doctora (me dijo: "Menchis, no hables ni cantes" ¿? Hasta ahora me pregunto por qué me prohibió cantar. Se me hace una indicación extraña), pero ya estoy aburrida de hablar con esta voz nasal, de sonarme la nariz cada dos minutos y sobre todo, de no sentir los sabores de la vida porque he perdido el gusto desde hace 4 días. Nop. No me gusta. Creo que voy a agarrarme a martillazos. Ya vengo.

¡Basta!
Basta que diga que algún niño me parece bonito o gracioso para que la gente (¿Qué gente? No sé, la gente pues) suelte comentarios (por lo general precedidos de ruiditos de "uuuu" o "ahhh") como: "uy, ya se despertó tu instinto materno", "¡Ajá! ¿ya te estás animando" y sandeces por el estilo.

Quienes me conocen saben que los niños y yo nunca hemos sido mejores amigos, entonces creen que si digo que un infante es boni, es porque quiero uno. Sépanlo amigos, familiares y desconocidos:

- Sigo creyendo que hay niños insoportables, feos y malcriados. No es cierto que, por ser niño, un ser humano sea automáticamente bello y adorable.

- Hay niños a los que quiero porque los he visto crecer en la panza de sus mamás, porque son parte de mi familia o son hijos de gente a la que quiero o estimo mucho. El resto de ñaños... absténgase de cruzarse por mi camino.

- Si me van a enseñar fotos de bebes o niños, por favor, denles una editadita previa. Ver 52 fotos del primer baño de su retoño es demasiado. Es como cuando alguien se va de viaje y dice: "Ah, te voy a enseñar las fotos de mi viaje" y, salvo que se trate de un fotógrafo premiado, observar veinte fotos de amaneceres o atardeceres en la playa, aburre. Y cuando yo me aburro me abstraigo y ocupo mi mente en repasar tareas pendientes, pero siempre con una sonrisa. Eso ya lo sabes.

- Y si algún día decido tener familia, sépanlo, no se lo voy a contar a nadie hasta que llegue con el retoño en brazos a casa. Más o menos como cuando Angelina llega de algún viaje con un nuevo niño y le dice a Brad: ¿A que no adivinas a quién me traje de... ?(ingrese nombre de país pobre y necesitado de las adopciones de los Jolie - Pitt). Sí, algo así.

(**) Ilustración de Yoshitomo Nara, cortesía de la chica perica con la que comparto una gripe. Claro, la de ella es más cool porque vino de NY. Algo me dice que la niñita del dibujo y yo compartimos algo más que el peinado.

2 comments:

chica said...

Ohh! Compartamos también el gustito por los dibujos de Yoshimoto Nara. Compartir es bien. Y que nos mejoremos pronto para unas chelas... últimamente solo hemos quedado para cosas bien de tías, tipo almuercitos, cafecitos y chocolatitos... ya pues.

menchis said...

Sí, Yoshimoto rules.
Chelas? Ah? Qué? Y eso qué es?
¿Estás segura de querer compartir chelas? ¿Tienes seguro de vida y todo eso no?