Thursday, February 26, 2009

El rotafono y la realidad nacional
En las mañanas, muy temprano, cuando voy a nadar, prendo la radio porque siento que es fcukin temprano para escuchar las sorpresas que puede deparar mi Ipod. Prendo la radio (¡RPP Todo el Perú a la vez!) y escucho las primeras noticias del día. Y no, no es la voz. En especial cuando alguien llama al Rotafono (A mí me da mucha risa esta palabra Rotafono, porque durante un tiempo, un amigo muy querido me llamaba fingiendo que yo era un rotafono y pasaba a contarme su vida).
El Rotafono es muy interesante porque la gente común y corriente, como tú y como yo, llama y hace sus denuncias. Lo más genial es que esa vaina funciona porque ni bien cuelgan, ya le han resuelto el problema. Así, una señora puede llamar diciendo que hay una aniego en su calle y luego, a la hora o menos, llama Sedapal a decir: ¡Problema resuelto! (ta ta tan o musiquita victoriosa) y lo peor de todo es que es jodidamente cierto. Sip.
Estoy pensando en llamar al rotafono y pedir plata. Total, nada se pierde.
Pero ya me desvié del tema (para variar). Decía (o escribía) que escuchar las noticias por la mañana no es la voz. Y no lo es esencialmente porque puedes escuchar cosas como que el presupuesto mensual de un peruano en extrema pobreza es US$18. Lo mismo que gastas en una entrada a un conciertucho, un almuerzo con tu novia, un cd barato, una salida sabatina, unas sandalias en los días erre ripley etc.
Después de escuchar eso, es difícil que las cosas sigan tan calmadas, a pesar que en la calle, solo ves a algunos trabajadores municipales limpiando tan sigilosamente que a veces pienso que son fantasmas y debas prender los faros del auto porque la ciudad sigue a oscuras.
Y ya nada podrá ser igual a pesar de que intentes sacar tu lado irónico llamando (en tu mente solamente ah, tampoco eres malcriada) Yuca a uno de los nadadores que tiene la piel muy blanca y te recuerda a las yucas peladas antes de ser fritas o queriendo reír con la manera en que tus profesores nadan parados... pues como que algo falta, algo no encaja en este, supuestamente, divertido universo ¿no?

La pasión y la certeza
Me gusta mucho almorzar con Chocherita principalmente porque conversamos de asuntos divertidos e interesantes. Chocherita, a pesar de su tímida apariencia, es un gran conversador, sabe muchísimas cosas y se ríe con ganas. El tono de nuestro último almuerzo fue casi confesional. Yo le decía que me perturbaba mi falta de pasión para todo y que admiraba a quienes sienten pasión por algo, lo que sea. Desde los coleccionistas de muñecos de Elvis hasta los artistas, pasando por los grandes empresarios. Y es que si yo escucho a alguien decir que vendió su casa, su auto y a su perro disecado para financiarse su película-restaurante-libro-disco me entra un sentimiento raro, mezcla de admiración y envidia. Yo no podría dejar de dormir o comer para crear. No, lo siento. Me gusta escribir, pero si quisiera publicar un libro algún día, necesitaría a una dominatriz-editora (¿quien se apunta?) que me agarre a latigazos para que entregue todo a tiempo.
Si quisiera hacer una película, tendría que acampar en el estudio de filmación, sin acceso a nada ni a nadie y tener un equipo de producción tan eficiente que yo solo tenga que decir: si, no, ajá.
Me encantan los trapos y sí, me gustaría diseñar o tener una tienda donde venderlos, pero el tiempo máximo que puedo permanecer en Gamarra es (lo he contado) 4 horas. Y si quisiera buscar mis telas y proveedores, digamos que 4 horas es bien poquito tiempo.
Chocherita me contaba o confesaba en todo caso, que su rollo iba por el lado de la certeza. Él decía que la duda simplemente lo mataba y dominaba su vida. Esto es, si leía un libro que le intentaba explicar el funcionamiento, digamos de.. el Universo, él se preguntaba: ¿y si no es así? ¿por qué este individuo tendría que tener la razón? Y ese mismo principio lo perseguía día y noche. Jodida tu existencia, Chocherita.

Je
¡Me voy de viaje! Yeee. Será un viaje raro y tipo película de Hallmark. Voy con mi amá y espero encontrarme con mucha familia, mucha comida, mucho drama, muchas risas y ojalá una que otra rica chela heladita. Yee!

2 comments:

Imberbe_Muchacho said...

este òst esta muy filosofico!

menchis said...

je