Monday, November 03, 2008

Cuestión de horas
Mi madre siempre decía que cada cosa tiene su momento y lugar. Me lo debe haber dicho cuando era pequeña y estaba en Monterrey o Tía (eran supermercados por si no lo sabías, lector under 18) comprando cuando de repente me vinieron ganas de hacer pila. Como ya me habían enseñado a usar la bacenica (¿o bacinica o bacín?), cogí una que estaba en exhibición e hice la pichi ahí, en el supermercado. No recuerdo que hice con mi pila ni con el bacín. Fue entonces que mi madre pronunció esa frase que hoy he recordado. "Hijta, para cada cosa hay un momento y lugar".
Creo que hay situaciones que mi maltratado cerebro no puede soportar a determinadas horas del día. Digamos que ver una señora usando unas uñas decoradas a las 7 am es demasiado. Lo mismo con el pata que vi el otro día en el micro: 7:30 am y estaba secándose una lata de Cusqueña. Lo peor es que ni siquiera lucía resaqueado o que la estaba siguiendo de la noche anterior. Parecía que la lata de Cusqueña era su desayuno. No supe si sentir envidia o asquito.
Hoy es lunes y se supone que ya comenzó el día laboral hace rato. Se supone que debería apurarme y acabar con todo lo que tengo que hacer antes de las 6 pm, hora en la que he planeado irme. Digamos que el momento (día laborable) y el lugar (la oficina) deberían impulsarme a trabajar como hormiguita obrera, pero algo me hace recordar mi plácido fin de semana y mi domingo viendo una película tras otra, comiendo chocolate hasta sentirme mal y como que me vuelven a dar ganas de agarrar un bacin y hacerme la pila o tomarme una chela. Digo.

1 comment:

GINNA said...

ES MUY CIERTO QUE EL LUNES ES PARA RECORDAR EL FIN DE SEMANA, YO CON GUSTO ME QUEDARIA A DORMIR EN CASA PERO HAY QUE TRABAJAR.

SALU2.