Tuesday, September 02, 2008

Me gusta, no me gusta, me quiere, no me quiere
Pocas cosas me gustan de ser adulto. Como decían ese capítulo de Grey´s Anatomy: "ser adulto, apesta". Bueno, sí un poco, pero también tiene cosas buenas. Me gusta el control casi casi absoluto que tengo de mis horarios. Será porque tengo un trabajo lo suficientemente chévere para no preocuparme de la hora de entrada y salida. Pero sí siento que hago bastante lo que se me da la gana con mi tiempo. De ahí que no sienta culpa por dormir por horas, "almorzar" a las 4 p.m. o hacer una fiestita un lunes así de la nada mientras van cayendo amigos a mi casa, bienvenidos sean.
Me gusta también poder decidir sobre algunos asuntos. Como decidir hacerle un regalo a mis padres porque sí o decidir inscribirme en cursos o talleres simplemente porque me da la gana y siento que la voy a pasar bien.
Me gusta cuando me reuno con mis queridas amigas (L y P) y pareciera que no hubiesen pasado tantos años desde que salimos del colegio. Me gusta que ellas, a pesar de lo cool, inteligentes, divertidas y exitosas que son, no se hayan vuelto unas tías (tías entendiéndose por chicas aburridas).
Me gusta que haya gente que me pregunte cosas porque cree que, por tener unos años más que ellos, puedo saber un poquito (pero solo un poquito) más.
No me gusta cuando tengo que pagar cuentas, hacer trámites y responder a quienes me interrogan sobre cuándo voy a tener hijos. Tampoco me gusta cuando me preguntan sobre el futuro de mis padres, cómo voy a hacer para mantenerlos en el futuro, qué haré con su casa que queda tan lejos y cosas así, si están asegurados o qué pasaría si se enferman.
No me gusta que la gente pretenda que, porque soy adulta (¿soy no?) no pueda desvelarme, hablar estupideces por horas y nada de política o economía, ver dibujos animados, comprarme ropa de colores, una paleta o algodón de dulce.
No me gusta no poder sacarle la lengua a alguien que no me simpatiza porque si lo hago, me dirán "ay pero qué infantil".
No me gusta que me llamen a ofrecerme seguros de vida, tarjetas de créditos y préstamos.
No me gusta cuando la gente empieza a hablar de sus logros profesionales como cuando te cuentan que están estudiando tal cosa, que tienen a cargo a tanta gente, que tienen jet lag de tanto viajar por capacitaciones.
No me gusta cuando voy al bar de siempre y está lleno de chibolos.
No me gusta cuando me dicen "pronto te aburrirás de todo esto".

No comments: