Tuesday, September 16, 2008

Adictos
He tenido un fin de semana tan bonito como hacía tiempo no disfrutaba. Lo mejor es que todo fue gratis. Un amigo nos llamó al mediodía del sábado contándonos, así como quien no quiere la cosa, que tenía 200 botellas de cerveza en su casa pues había habido un tono el viernes y eso era lo que había sobrado. "¿Cómo pueden sobrar 200 botellas de cerveza?", pensé. Luego nos explicó que en realidad, el tono empezó con 700 botellas y que 200 en realidad eran una bicoquita. Ante semejante reto, la Ñanga y yo no pudimos decir que no y nos lanzamos a consumir esa cantidad de alcohol. Obvio, no la acabamos, pero nos hemos divertido tantisimo.
Luego hemos bailado en un tono al que entramos gratis gracias a unas invitaciones muy bonitas.
Y cansados, al llegar a casa, dormimos como vagazos.
Todo tan bonito y sin gastar dinero.
Pero llegó el lunes. Y la Ñanga se fue de viaje. Y tengo mucho trabajo que hacer, pero no lo hago y prefiero dar vueltas (en internet) o escribir cosas como estas en lugar de ponerme a hacer mi trabajo. Siento que debería salir a la calle a pasear, a comerme una torta inmensa de chocolate o simplemente ver más televisión. Creo que tengo una adicción a los gratos momentos y cuando no los vivo, pues me viene como un bajón. ¿O será simplemente que soy una flojonaza de lo peor (pirata surf)?

4 comments:

Marquinho's Way said...

700 cajas de cerveza! asu mare que tono fue ese! El reventonazo de la Chola Chabuca?

kara::kara said...

:D qe adicción para bonita...

menchis said...

marquinho`s way: ¿el tono de la chola chabuca? pues maso

miss: claro piiii

Imberbe_Muchacho said...

pucha, yo estoy en lo mismo...que rico es huevear caray