Tuesday, May 27, 2008

No pues
Demasiada dosis de realidad para un martes por la mañana.

Chicles, cigarrillos, caramelos
Lugar: la combi que tomo para ir al trabajo
Personajes: tipo 1, tipo 2, tipa 3
Sube un tipo a la combi con toda la pinta de que va a vendernos algo (caramelitos, mentitas, galletas, libretas, lapiceros, lo que sea), se levanta el polo y noto que tiene la clásica bolsita de caramelos (chicles cigarrillos caramelos) debajo del polo, osea, encaletada. Pero oh no, no saca la bolsita pues al toque se baja el polo pues uno de los pasajeros le dice: "Habla Pucho!". Pucho se paltea y noto que está un tanto drogado por la expresión de su rostro. Pucho se acerca a su pata (el que le ha pasado la voz) y le dice así sin que se lo pregunte, que está trabajando en, esteee, ummm ahhh, en el en el en esteeee el hospital del niño! sí, en el hospital del niño, aunque en realidad se va a bajar ahí porque de ahí se va a la arequipa ves?
El amigo le pregunta por la Negra, por Jaime y por su mamá. Pucho responde que todos están bien y que a su hermano no lo ve hace dos años (¿?). Pucho le da su teléfono al pata, se despide y baja casi al vuelo.
"Cha que ese Pucho está bien duro... y encima macheteadaso, ¿viste su cara?", le dice el amigo de Pucho a su amiga que viaja en silencio.
La amiga responde: "Tremendo fumonazo".
Me dio pena Pucho. Osea. Tú subes a vender tus chicles cigarrillos caramelos con tu speech bien preparadito, que te han botado del trabajo o que tu hijito necesita medicinas o que acabas de salir de la cárcel y fuacatón, te encuentras con un amigo de la infancia y encima te pregunta dónde estás trabajando. ¡Pucha Pucho!

"Carne blanca aunque sea de hombre"
Lugar: la misma combi
Personaje: ex presidiario dicen
Sube un tipo medio gordo usando un sobretodo, zapatillas superbrillantes (sí, algunas zapatillas se lustran y brillan) y una camisa amarilla. Dice que acaba de salir de San Jorge hace cinco días nomás, que se comprobó su inocencia y lo liberaron y que ha estado durmiendo en la calle y que una señora lo encontró jateando en el jardín de su casa y le invitó desayuno y le regaló la ropa que trae puesta. Dice que tiene cicatrices en la pierna, en la espalda y en la cara. "Estas cicatrices me las he hecho defendiéndome en la cárcel. No porque me haya mechado, sino para defenderme porque me querían violar. "Carne blanca, aunque sea de hombre", decían los presos y ustedes no saben lo que es ser blanco en la cárcel".
El hombre sigue hablando y yo miro por la ventana. Pasa con sus caramelos y yo sigo pensando en su speech. "Carne blanca aunque sea de hombre" es una frase que retumba en mi cabeza y me acompaña hasta que bajo en la bulliciosa calle. Le doy Play al Ipod y Pearl Jam grita "It´s the evolution baby!" y solo pienso: demasiada realidad para un martes. Y acelero el paso.

1 comment:

Anonymous said...

eso que escuchaste es muestra del racismo de la gente, lee el blog losmasracistasdelperu.blogspot.com.
La solucion es buscar a gente diferente de otras razas y otros aspectos y hacerles el habla, asi se crean puentes de amistad.