Tuesday, May 13, 2008

Hablemos de amor (parte II)
¿Y tú qué quieres? Si nos preguntan a hombres y mujeres cómo debería ser nuestra pareja ideal y obviando lo físico y lo sexual creo que nuestras aspiraciones van más o menos por el mismo camino. ¿Qué queremos pues los seres humanos cuando queremos a alguien (y no para aparearnos necesariamente)?
- Queremos a alguien que nos quiera, así de simple. No importa si leyó los mismos libros que tú, si comparte tus sonsos gustos musicales o cinematográficos o si sabe quién chucha es Foucalt. Claro, tengo un amigo que puede refutar este hecho y decirme que sabía que algo malo había en esa chica que luego se convirtió en su novia y luego ya no cuando le dijo: “Bueno a mí la música hecha después de los 70 no me gusta nada”. Sí, algo malo había en esa chica. Y claro, por ahí también hay algo malo en alguien que te dice que no le gustan Los Simpsons, pero en fin.
- Queremos a alguien con quien nunca nos aburramos. Que podamos estar largos minutos sin decirnos nada y no angustiarnos por el fuckin silencio. Que cuando veamos algo por la calle de lo que vale la pena reírse, lo hagamos sin explicar por qué es tan gracioso. Que podamos salir los dos solos y conversar por horas sin tener que hablar del clima, la política o el gobierno de turno (¿habrá gente que hable de esto sin avergonzarse ni un poquito?)
- Queremos a alguien que nos abrace. Que al verlo o verla sientas paz y que no te falta nada (carajo, a este paso le voy a hacer las letras a Arjona).
- Queremos a alguien que no se haga muchas bolas y que, como los alcohólicos (mal ejemplo Menchis, mal ejemplo) viva un día a la vez.
- Queremos a alguien que siempre nos encuentre guapos o guapas.
- Queremos a alguien que nos sorprenda
con algún detalle o alguna historia, anécdota o vanidad de la vida que te haga sonreír por horas.
- Queremos a alguien que sea tan pero tan chévere que lo quieras presentar a todo el mundo. Como dijo alguna vez mi viejo -sabio mi viejo- “que sea tu mejor carta de presentación”.

Y ahora, digámoslo a coro niños queridos, ¿qué es lo que no queremos?
- No queremos a un huevas tibias ni a una…¿cuál es el equivalente a ser un huevas tibias en femenino?.
- No queremos que dependan de nosotros.
- No queremos frases clichés.

- No queremos a alguien que nos aleje de nuestros amigos o padres (salvo que sean muy pero muy hijos de puta)
- No queremos a alguien que nos convierta en algo que no somos.
- No queremos que nos hagan sufrir.
- No queremos que nos comparen con ex.
- No queremos que le guste Arjona, Ricky Martin o Studio 92.

8 comments:

waltico said...

yo solo quiero una amiga/amante que me corresponda, no pido más... :)

Anonymous said...

puchis primis llegamos al punto donde tus escritos y los de arjona se han acercado demasiado y eso realmente me preocupa...jejeje a ver para cuando nos preparas un love´s lyrics y lo hacemos video ..uhhh y asi le colocamos mil figuritas de todos los dibujos animados dandose besitos ohhh q viva el amur!!milio

menchis said...

primis, compararme con arjona te ha merecido el veto (no beto ni voto) de este blog por un buen tiempo. tas tas en el poto.

Percy said...

jajaja, debo andar mal, en principio soy un "huevas tibias", no creo ser una buena carta de presentación (debido a mi timidez, no soy bueno al ser presentado a los demás), segundo, oigo de vez en cuando Studio92, no lo sé cuando quiero sentirme "actual" o "joven" suelo escuchar eso, tercero, sí me gusta Arjona, o me gustó hasta el disco del Problema, luego se me volvió repetitivo, ahora, me gusta Sanz, que no lo has mencionado pero imagino que tendrás la misma opinión que Arjona. No he leído a Focault (no sé si se escribe así) pero me gusta los Simpson, en fin, ah, tampoco me gusta abrazar a la gente, jajaja, como dije en un principio, no soy más que un "huevas tibias" jaja.

chica said...

Qué es un 'huevas tibias'?

menchis said...

Chica: en mi diccionario, huevas tibias es algo así como un huevón pero es tan pero tan tarado que decirle huevon es demasiado. Un huevas tibias es también alguien que nunca sabe qué hacer, que mientras se le quema el almuerzo no atina a apagar la hornilla y simplemente da vueltas sin solución, casi como un perrito muy muy tonto, pero menos encantador.

Marquinho's Way said...

me encantó el post. Creo q lo que busco tiene mucho de lo que indicas sólo que agregaría el hecho de sentirse motivado(a) a seguir los proyectos en conjunto. dos cabezas piensan mejor que una.

chica said...

Jajaa... ahhh, ok. Nada de huevas tibias, entonces.