Thursday, January 17, 2008

Es bueno ser rey


Mel Brooks tiene esta película tan graciosa y boba que se llama "La Loca Loca Loca Historia del Mundo" (History of the World part 1... hasta ahorita estoy esperando la parte 2, je) de la que surgen diálogos memorablemente absurdos, pero muy útiles para distintas situaciones. Para aquellos que no han visto dicho film, este trata, obvio, sobre la historia del mundo. Desde el hombre de las cavernas hasta la Revolución Francesa. Por partes muy vulgar, por otras graciosa y en otras, si pues, nadie es perfecto, demasiado tonta. Me gusta cuando muestran la Revolución Francesa y vemos el lujoso y decadente estilo de vida de los reyes de ese entonces. El rey hacía lo que le daba la gana, desde jugar ajedrez con personas hasta tirarse a todo aquello que se moviera. Estos actos los terminaba con la frase: "es bueno ser rey".
¿Y a qué viene todo esto? Pues a que esta humilde señora tuvo la oportunidad de, por nueve largos días, sentirse reina. ¿La razón? Una invitación (osea, no pagué nada de nada, lero lero) para viajar en un crucero de lujo por el Atlántico, partiendo de Buenos Aires y desembarcando en Punta Arenas, Chile.

Vida de reina
Sin despertador.
Aunque puedes levantarte a la hora que te venga en gana, lo ideal es hacerlo temprano, pues existen horarios de desayuno, almuerzo y cena. Y, como es bueno ser reina, si se te pasan los horarios, te llevan la comida a tu cuarto, pero esto no es muy recomendable porque entras en un círculo vicioso de decadencia y de pronto tu cuarto parece el de un rock star.
No mueves un dedito. Te levantas, te bañas y a diferencia del común de los mortales, sales de tu cuarto a pasear. No limpias, sacudes ni barres. No lavas, no cocinas, no te vas al paradero a buscar tu combi. Al regresar de tu caminata o hueveo matutino, encontrarás tu cuarto ordenadito y limpísimo.
Comer hasta morir. Adonde vayas (son siete pisos en este crucero de pura elegancia) siempre habrá alguien ofreciéndote algo de comer o tomar. Si vas a la piscina, el barman (que sospecho es el doble de Wong Kar Wai) te ofrecerá exóticos brebajes. Si vas a uno de los lounges, se te acercarán a darte bocaditos y claro, más bebidas o si quieres, tecito de cualquier lugar del mundo, pastelitos o lo que se te antoje. ¿Tiene langosta? Claro, señora, de inmediato. Si vas a ver una película (sí, aquí hay cine), te dan lo que quieras. ¿Pollo a la brasa? Lo siento, señora, eso no hay.
Hasta reventar.
Cuentan con una biblioteca y videoteca (o dividiteca). Escoges las películas o series que gustes y las ves. Hasta ahora he visto: la trilogía de Volver al Futuro, una película romántica con Barbra Straisand, muchas películas de la Pantera Rosa y Perros del Depósito.
Como si no fuera suficiente. No sé cómo te puedes estresar en un lugar así, pero debe haber gente que sufra, de lo contrario no me explico cómo puede haber un spa y salón de belleza. Masajes, faciales, manicures, pedicures y hasta tratamientos contra la celulitis.
Sí pues, es bueno ser reina.

4 comments:

Anonymous said...

Pues yo me di cuenta que despues de 9 largos meses de exilio (por voluntad propia) a tierras canadienses, es muy bueno SER PRINCESA. Princesa digo que soy porque desde que he regresado a casa de mis padres, mi mama se ha encargado de mimarme en cuanto puede. Que tiene esto de sorprendente? Pues que mi madre era de esas que me lanzaba los cuchillos y platos si no hacia lo q ella queria..ahora despùes q se ha dado cuenta que me LLEGO A EXTRAÑAR MAS DEL TERMINO PERMISIBLE...me trata como la princesa de la casa..Ahora me es rico decir..ES BUENO SER TRATADA COMO LA PRINCESA DE LA CASA! Mili O.

El Desaparecido said...

Aunque soy más de vacacionar en lugares abiertos, esos cruceros deben ser la vox. Supongo que con trago y comida a discresión unos cuantos días encerrado se pueden aguantar. Vaom.

menchis said...

Princesa donofrio: paciencia, ya te convertirás en reina.

Desaparecido: a mí también me gustan los lugares abiertos, en especial aquellos sin reglas ni dress code.

Anonymous said...

Que envidea total! (de la buena porque me hubiera gustado estar ahi y me que me engrian asi), pero sobre todo y sonora raro comer sin limitesssssssss.
De los paisajes no has dicho nada?
Un besito primis,
Noe