Saturday, September 01, 2007

Lecciones
Sobre mí:
- Soy más serena de lo que pensé. Mientras la tierra temblaba y yo estaba solita rodeada de mujeres locas, caminé con calma hasta la puerta de salida y me salvé de la histeria colectiva. Una vez fuera, quise llorar y un tipo quiso abrazarme. ¡Fuera! Tampoco lloré. Me fui a mi casa y me abracé con la nanga.
- A raíz del terremoto, me di cuenta, como una revelación a lo virgen María que no podría ser corresponsal de guerra. Lo siento CNN, deberé rechazar su propuesta, pero para otros temas, encantadaaaa.
- Estoy tan acostumbrada a tomar desayuno que cuando no lo hago, tengo el peor carácter del mundo.
- Si me despierto muy temprano soy un cero a la izquierda. Hoy lo hice y encima osé ir a un supermercado a hacer las compras de la semana en estado zombie. Resultado: fui a la sección de frutas y cogí un paquete de seis manzanas. Las miré. Las volví a mirar. Me acerqué donde el señor que pone el precio a la fruta y le dije: "Señor, yo no quiero llevar seis manzanas, solo 3". El señor me miró y dijo: "bueno, llévelas". Y yo respondí: "pero, ¿cómo?". Lo dije con una voz tantita llorosa (no sé por qué). El señor cogió el paquete, lo abrió, sacó 3 manzanas, las metió en una bolsita, la pesó y me la entregó con una sonrisa. "Gracias" le dije y otra vez casi lloro.
Pero ahí no termina la aventura zombie, luego, y otra vez, producto de la falta de sueño: le rompí un cable a la cajera por no fijarme en lo que hacía y ya de regreso a casa le dije al taxista: "¿cuánto me cobra a Sucre de Metro?" (era al Metro de Sucre).

Sobre los peruanos
- A veces podemos ser tan cool, otras veces buenos ("ah la solidaridad de los peruanos tralalala en momentos difíciles tralalaa") y otras simplemente somos tan hijos de puta. Como cuando quisimos entrar a un bar en Cusco, con unos amigos que venían de una comunidad serrana y obvio-microbio, vestían con poncho, chullo y ojotas. "Aquí no entran llamas", les dijeron.
- Si alguien les dice que no les va a cobrar por darles algún servicio y que aceptarán "su voluntad nomás", desconfíen, desconfíen.

Sobre mi familia
Cada día los quiero más. No pensé decirlo y no sé si lo lean alguna vez, pero es totalmente cierto. Eso sin contar las siempre geniales historias de la familia de mi padre que saltan en los almuerzos familiares. Ahora hay que añadir las historias de otros continentes, algunas con tintes X-Files y otras simplemente hilarantes.

No comments: