Tuesday, July 24, 2007

Dos faites conversan
Nada más achorado que dos faites conversando mientras comen un menú de chifa en el mercado de Magdalena. Ambos se dedicaban al vil negocio de las combis. Al menos eso pude deducir tras escucharlos atentamente.
- "Me gustó esa jerma, recontra achorada. "Prende tu luz carajo", me dijo. Ta mare. Así me gustan. No les hubiésemos cobrado, je", dijo uno de ellos, el más grandazo, lo que se dice un cholón. Llevaba una pañoleta en la cabeza que hacía juego con el chifa, pues tenía letras japonesas de colores sobre un fondo blanco. A este señor lo llamaremos Pañoletón. Tenía las mangas dobladas y cuando hablaba, pedacitos de arroz y wantan saltaban sobre su mesa.
- "Y las otras tampoco se quedaban atrás. Bacanes las flacas", añadió el otro, al que llamaremos Discreto. Era negro y mayor que Pañoletón.
Pañoletón y Discreto comen sus menús. Discreto hace a un lado su plato porque "ya se había llenado". Pañoletón se asa y le dice: "¡Carajo! ¿Por qué has dejado tu arroz? la comida no se deja, carajo, trae pa ca" y se empuja (perdón me contagié del achoramiento) come las sobras de Discreto.
Luego de comer, Pañoletón y Discreto conversan. Pañoletón saca su teléfono celular ultramoderno del bolsillo y dice: "escucha pe tío" y pone una canción (mostro su celular, trae radio y es naranja). Es una, romanticona, de El Tri. Todo el chifa escucha la canción que sale del pequeño celular. Pañoletón le explica a Discreto que esa canción "es en acústico pe, osea, que la tocan en vez de con guitarra eléctrica con una que no es eléctrica pe". Genial definición. Termina la canción y Pañoletón y Discreto hablan de sus películas favoritas. Hablan de Vandán (Van Damme), de El Matachancho (un personaje de película de kung fu de canal cinco los sábados por la tarde), y de otros que no me acuerdo. "Había una película con un luchador de Mongolia. Osea era mongol pero de Mongolia pe, no mongolito tsss. La pido todo el tiempo y nadie la tiene. Hasta a Polvos Azules la he ido a buscar y nada compare. Nadie la manya", dice Discreto.
Luego conversan sobre la capoeira. Pañoletón practica Capoeira y Discreto está interesado en aprender.
Pañoletón y Discreto se levantan (¡son gigantes!) y se van. ¿A dónde? Tal vez a algún bar destinado solo a conductores y cobradores de combi. A lo mejor van a practicar Capoeira o a ver una película de lucha (probablemente lo hagan cogidos de la mano, me tinca).

1 comment:

La Supermente said...

Jaaaaaaa....Que bueno!...yo también ya olía lo del romance final. 20 puntos! :)