Wednesday, May 30, 2007

Canciones para el lunes
Hace algún tiempo le pedí a un amigo que me quemara un disco con canciones para el lunes. Canciones que me subieran el ánimo y ¿por qué no? que me volvieran más productiva en el trabajo. Mi amigo nunca me dio el disco, dice que se le perdió. Le creo. Pero si este disco existiera creo que, de todas maneras, debería incluir la canción "Así es el calor" de Los Abuelos de la Nada. Me gusta por varias razones:
1) porque su tonada es veraniega, en el sentido de alegría y diversión sin igual, no en el sentido: "qué calor asqueroso hace y yo acá en la combi con 40 personas sudorosas".
2) porque es una de las pocas canciones que canta Andrés Calamaro (que, ojo, por siaca me encanta) que es feliz, sin complicaciones ni amores sufridos.
3) porque de algún modo te remite a esos veranos felices con amigos, entre heladitos (aún sin chelas por favor, éramos demasiado sanos entonces), coqueteos y paseos en bicicleta.
4) porque esa canción se hizo famosa en mi niñez al ser utilizada como jingle. Solo que en la parte en la que decía "no no me saques de aquí por favor", el jingle agregaba "con gansito heladito con palito" o algo así. Ay que rico, Gansito Heladito. Mi mamá no me dejaba comerlo y cuando ya no vivía con mi mamá desapareció del mercado y volvió en una versión sosa y sin gracia (supongo que sin grasa también)

¿Y qué se sentirá?
Hace un par de semanas atropellaron a un amigo de la Ñanga. La noticia me impactó porque a pesar de que no era mi pata, me caía superbien y era superbuenaonda. Lo fuimos a visitar al hospital, pero no pudimos verlo porque estaba en cuidados intensivos. Me quedé pensando en qué debía estar sintiendo: si recordaría el golpe que lo estrelló contra la pista, que si recordaría esos breves lapsos de lucidez, que la vida te puede cambiar en 3 segundos, que pocas sensaciones son más desagradables que despertar en una sala de emergencia. Me quedé mal.
Felizmente se está recuperando.

Y algo más ligerito
- Hay un loquito que pasea por la esquina de mi casa al que hemos llamado "Locoradio". El loquito se planta todos los días en la esquina y camina hasta la mitad de la cuadra, luego regresa nuevamente a la esquina y así durante todo el día. No fastidia a nadie, no le falta el respeto a nadie y siempre carga una radio con él. Ayer que me lo crucé en la tarde, Locoradio escuchaba a los Rolling Stones.
- Mientras venía al centro, miro por la ventana y me encuentro con un taxi que llevaba el siguiente letrero: "Taxi ah". Así se llamaba la empresa. ¡Genial!
- Un letrero por la avenida Tupac Amaru (me parece) que decía "Enseñamos a salvar almas". Yo quiero y tú?

No comments: