Friday, February 02, 2007






Auch Calamaro
Hace poco leí un post en el que una chica declaraba, duela a quien le duela, que sí pues, le gustaba Arjona.
A mí no me gusta Arjona y si pudiera lo torturaría al estilo Saw (película de sangre y violencia extrema que en nuestro país se tituló "Juego Macabro" y se prestó a desviaciones del tipo "Juego mascabro") porque ¡caramba! (ay caramba) a la música no se le puede hacer lo que él le hace. Es un crimen: esas letras cursis y esas rimas asquerosas. ¡Por Dios! tiene una canción en la que dice "también es mi primera vez, pondré el concierto de aranjuez" . No se pasen. En fin, tolerancia (¿y cómo me sé un pedazo de una letra de arjona.. bueno esa es otra historia)
Y es que, como me decía mi amá cuando era chiquiritita, "en gustos y colores, no han escrito los autores". Y si pues, hay gente que dice que no le gustó Kill Bill porque "estaba mal hecha" (haciendo referencia a las escenas estilo película kung fu o a la sangre que salpicaba de la pantalla o a las extremidades cortadas que despedían chorros y chorros de sangre de ketchup) o consideran que el arte de las combis (sus adornitos, sus frases escritas en la parte de atrás, sus dibujos de tetonas y cosas por el estilo) es "una huachafería, ay que asco". Tolerancia nomás pues. Imparcialidad. No hagas muecas, no te pelees con ellos. Sonríe y sigue adelante.
Pero yo no puedo ser tolerante o mostrar imparcialidad todo el tiempo. En especial cuando se meten con esos gustos que, por una u otra razón, se meten en la piel y dejan fuera la racionalidad. Nadie, pero nadie, se puede meter con Los Simpsons. Así tampoco nadie se puede meter con mi querido amigo Calamaro. Sí, Andrés para los patas, ese cantante argentino que se alucinó por tocar en una playa que se llamaba El Silencio, en un verano tan lejano como esa galaxia de esa película (esa, pues).
Tengo que confesarlo, yo soy fan de Calamaro. Fan en el sentido de que todo se lo perdono, que me alegro cuando se enamora, que me entristezco cuando le rompen el corazón, que no puedo decir: "esta canción está malasa" o "aquí desafinas muchacho". No. Me gusta y punto. Y hoy recibí de rebote su último disco (acompañado del comentario "este disco es una mierda"...ay mi corazoncito, ay ay). Y lo escucho cantar "Contigo aprendí" que es una canción bonita, sí bonita en el sentido romanticón y que más de una vez se ha hecho mierda en versiones para bodas. Y me conmuevo (tengo mi corazoncito, aunque algunos no lo crean), me conmuevo como cuando veía a mis abuelos tomándose de la mano mientras veían la tele o cuando se hacían bromas calladito y cómplices o cuando, como ayer, mi novio me despierta en la madrugada (sin ningún efecto alcohólico o alucinógeno de por medio) solo para decirme que me quiere. ¿Será que, como dicen las secretarias románticas de radioritmo, entramos al mes del amor y uno se pone así? Será el sereno.

No comments: