Tuesday, October 24, 2006


No pues

Las películas sobre periodistas son un género aparte. Las hay buenas, regulares y malasas. En estas generalmente se muestra a apasionados individuos que van en busca de la noticia. Los hay cool como Robert Redford y Dustin Hoffmann en Todos los hombres del presidente; los hay chéveres como Truman Capote en Capote; los hay cínicos como en la pelicula The Shattered Glas sobre un pata que se inventaba los reportajes y hay casos inclasificables, como la película Perfect.
El sábado pasado, que fue uno de aquellos y largos sábados, me la pasé viendo tele. Empiezo el recorrido de canales y en eso encuentro a John Travolta con un minúsculo shortcito moviendo la pelvis en una clase de aeróbicos dirigida por Jamie Lee Curtis. Dos problemas: Uno: el shortcito era muy chiquito y parecía que "algo" se iba a escapar en cualquier momento. Dos: Jamie Lee Curtis es rara. Osea, cuerpaso y todo, pero rara. Parece extraterrestre.
Ví esa escena y cambié. Luego de un rato volví a caer en el canal donde pasaban la película y ¿qué creen? pues John Travolta seguía moviendo la pelvis solo que ahora lo hacía echado y mirando sonriente a Jamie Lee Curtis. El shortcito seguía ahí, moviéndose. Cambio de canal, pero como siempre sucede con las malas películas, tienen algo que hace que no las puedas dejar de ver, igualito como los accidentes: sabes que son horribles, pero igual sobreparas el auto para ver al muerto. Igualito.
La historia seguía y luego de algunos minutos de estupor entendí de que se trataba la película: John Travolta es un reportero (creo que de la Rolling Stone. Si yo trabajara en la Rolling Stone no usaría esos shortcitos, por más ochentas que sean) al que le encargan un reportaje sobre el fascinante mundo de los gimnasios. Se va un gimnasio de moda en donde, como son los años 80, todos los alumnos usan leotardos en colores pasteles, tienen rayitos en el pelo y escarpines. Ahí conoce a Jamie Lee Curtis que es la instructora estrella del gimnasio. Obvio que se involucra con ella y después, no sé por qué extraña razón, aparece el FBI. Hasta ahí nomás pude ver porque John Travolta+escarpines+rayitos+el FBI ya era demasiado. Lo más gracioso es el nombre de la película: Perfect. No en vano, un crítico de cine dijo (sobre la peli en cuestión): ""When you’re thinking of Perfect, the first and last big budget aerobics movie, never has a title been so far from the truth."

1 comment:

Damian Carrillo said...

Lo que no entiendo de los periodistas es porque suponen que todos sabemos ingles.
Bueno... nunca un comentario tan lejos del contexto.
Damian
Pd: Me gusto.