Wednesday, July 05, 2006

Mi Barrio
Si Perales tiene una canción en la que dice que le gusta la palabra Libertad, yo tengo que decir que a mí me gusta la calle Libertad, que es donde vivo. Tengo vecinos simpáticos y también muy raros.

1. Los franceses
Son una pareja muy rara y misteriosa, por eso los llamo así: los franceses. No viven en el mismo edificio que yo, sino al frente. Tienen entre 50 y 60 años. Ella es alta y delgada, con el look a lo Angelica Houston y fuma con pitillo. Él es alto también, un poco robusto y con una barba espesa que parece de psicoanalista. Siempre están conversando y pareciera que hablaran de cosas muy interesantes porque los veo muy concentrados. El otro día me los crucé en la panadería y como que me desilusioné un poquito cuando los vi comprar jamonada.

2. Niñoviejo
A Niñoviejo no lo veo desde hace un par de semanas. ¿Qué le habrá pasado? Niñoviejo es, como su nombre lo dice, un niño con pinta de viejo que vende tamales en la esquina de la cuadra. Usa siempre pantalón de tela, camisa y una casaquita de cuero. Es muy educado y en vez de decir: "Oe cómprame mis tamales pe", te dice "Señorita, buenas tardes, ¿le apetece un tamal para el lonche o tal vez para el desayuno?". Lo dice en un tonito entre fingido y cachaciento que da risa. El otro día mi mamá me dijo que ese niño es parte de una secta pues ha visto varios parecidos (con el mismo look y tonito) por su casa.

3. Maiamenses
Los vecinos del departamento 107 son maiamenses: la esposa es gorda, con pelo pintado, un poco alborotada (en realidad, parece que si te achoras con ella, te va a agarrar a palazos o tal vez bates de beisbol) y usa siempre buzos de marcas conocidas. El esposo parece del bronx y tiene el estilo daddy yankee. Hace poco se compraron un auto muy bonito al que le han instalado un "potente equipo estereofónico" (misma tarjeta de pollada), el cual, no dudan en probar todas las mañanas poniéndolo al máximo volumen. Pum Pum Pum. Los maiamenses hacen tonazos y hace dos fines de semana recibieron la visita de otros amigos maiamenses. Hablaban en inglés y escuchaban rap.

4. Frescos
Pocas veces he conocido gente más fresca que mis vecinos del 106 y por eso mismo, me caen bien. La familia está compuesta por papá fresco, mamá fresca guapa y los hijos (4 varones) que no son frescos pero sí chéveres. La familia Fresca tiene un perro al que dejan suelto por el edificio y nunca lo recogen. El perro no es fresco porque siempre lo veo con expresión preocupada, como diciéndote: "Llévame contigo por favor". Cuando el señor Fresco se atrasa con los pagos de mantenimiento del edificio dice: "Pagaré en dos meses" y lo dice con tal seguridad que nadie se atreve a contradecirlo. La familia Fresca hace también unos tonazos que generalmente terminan con improvisados karaokes. Y cuando los vecinos se quejan del ruido, el seño Fresco los invita a pasar a su fiesta y si el vecino rechaza tan gentil invitación, pues el señor Fresco dice: "Bah, tú te lo pierdes".