Friday, May 26, 2006

Desarme y otros males de fin de semana

Hay cosas que a mí me dejan desarmada. Debe ser que, como dicen los psicólogos, no tengo suficientes habilidades emocionales o sociales. Y puede que tengan razón y hay cosas que simplemente no sé manejar (como un bimotor por ejemplo). No sé manejar la soledad y caigo en estados deplorables como el del sábado pasado cuando parecía una versión lorcha de Bridget Jones, con mi piyama rosado todo el día, un poco ebria y viendo televisión.
Tampoco sé lidiar con las películas tristes y los reality shows. Hace un par de días ví "Mente Brillante" con el Russel Crowe bien churro. En fin, qué cosa tan triste y qué bonita la Jennifer Connelly. Porque la película es -a pesar de la americanada, de la cursilería y todo eso que a los críticos de cine les da como asquito- una película sobre el amor y sobretodo las ganas de vivir ¿no? Porque el tipo pudo optar (porque él optó, así lo dice en una parte de la peli) entre seguir viviendo con sus alucinaciones o vivir como una persona más o menos normal y sobre todo, enamorada pues. Y elige lo segundo of course que no sé si sea más chévere pero al menos da más calma que andar creyendo que uno forma parte de un plan secreto de destrucción mundial.
Luego de semejante zamacón emocional, me puse a ver un programa entre tonto y malcriado (cualidades suficientes para que me guste) que se llama "The Graham Norton Effect" que lo pasan en VH1. Es de un irlandés que parece muy amable pero está un poco mal de la cabeza y hace bromas raras a la gente de la calle y del público del set. La gente se ríe pero todo en el fondo es muy cruel y patético. Por ejemplo, inicia el show diciendo "Ok, todo el mundo de pie" y luego suelta frases como "ahora siéntense los que no han tenido sexo con un animal" o "ahora siéntense los que no han sido capturados tirándose un pedo". Y a los que se quedan parados, les pregunta sobre sus experiencias "raras" y eso. Véanlo.
Y luego, ya durante la semana vino "Runaway Project" (un reality sobre un grupo de diseñadores de moda) y más sensación de que debería hacer algo mejor que ver televisión. Entonces decidí cocinar y como que la cosa se alegró un poco y hoy es viernes finalmente y quisiera emborracharme pero no tengo con quien. Así que volveré a mi rutina Bridget Jones y a cantar oool baaaaaaaaaaai maiiiiiiselffffffffffff (all by myself).

Wednesday, May 10, 2006


EL DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA
Alfredo Bryce tiene un cuento muy bonito que se llama "El descubrimiento de América" que trata sobre una chica que se llama América. Cool.
Yo no he descubierto América (en realidad, ando como Rubén Blades, buscándola) pero sí he descubierto otras cosas muy simpáticas que vale la pena compartir (no soñar, ese programa no me gusta).
Durante estas semanas he descubierto:
1."Sea breve". Frase genial que un cobrador le dijo a una señora que se demoraba tres horas en subir al micro. "Señora ya pe, sea breve, sea breve".
2.Las gaseosas de dieta solo son ricas bien heladas. Como casi todo en la vida.
3.El placer de ir al cine con una buena amiga y luego hablar largas horas sobre nuestras películas favoritas, escenas chéveres, pastrulas, geniales y luego tomarse una chela y bailar algo bien quemado y regresar a casa feliz y con neblina.
4.Que a las personas las conoces y las empiezas a querer porque cuando estás en el fondo bien en el fondo (como la chica que se cayó al pozo y se quedó sosteniéndose de un palo por cinco horas y esperando que la rescaten mientras las ratas la merodeaban) y te extienden la cuerda, te jalan, te dan primeros auxilios y encima, te sonríen.
5.Que mi cerebro no funciona antes de las 8 de la mañana.
6.Que los infomerciales me dejan pensando largas horas.
7.Que extraño mis horas del lonchecito. ¡Zarate vuelve ya!
8.El placer por leer separatas. ¡Había resultado bonito, vaya!
9.Que no sé nada.
10.Que me encanta hacer top 10 y ennumerar cosas.

Tuesday, May 02, 2006


La tecnología

1.
Ayer tuve mi primera pelea seria con la tecnología. Ayer le tiré la puerta en la cara, la insulté e hizo que me cubriera la cabeza con la colcha y respirara aceleradamente. Ayer me pasé casi tres horas tratando de mandar un mail. ¿Es acaso eso justo? Tres horas que pude pasarlas en el cine, arreglando mi closet, leyendo, jugando, en fin, pero no frente a una computadora. No señor.
Mi novio me pidió disculpas en nombre de la tecnología. Eso me enojó más. "¡Tú no tienes la culpaaa!", grité y me vino a pelo esa canción de Manu Chao que dice "Tú no tienes la culpa mi amor, que el mundo sea tan feo; tú no tienes la culpa mi amor, vámonos de paseo".

2.
Hoy, si rompes palitos con alguien, sacarlo de tu vida, resulta mucho más complicado de lo que crees. No es como cuando eras chiquito, que sacabas la lengua y le decías al indeseable de turno: "Ya no eres mi amigo". No señor. Hoy tienes que: borrarlo de tu celular (No vaya a ser que en una de esas madrugadas fatales se te ocurra llamarlo y como lo tienes en tu agenda del celular, fua! con una teclita basta), de tu msn, de tu yahoo msn, de tu hi5, de tus contactos de correo, de la memoria del teléfono de la jato y luego, al final, si te queda algo de energía, de tus recuerdos y tu corazón.

3.
Yo no entiendo a la gente que nunca ve su correo electrónico. Creo que me cae mal. ¿No te ha pasado que le dices a alguien: "Oyeee qué es de tu vida? ¡Te he mandado miles de mails!!" y la otra persona dice sin inmutarse: "Ay es que no veo mi mail". ¿Cómo es eso? ¿Cómo puedes vivir sin ver tu mail ni siquiera una vez a la semana? ¿Acaso no te parece lindo recibir mensajes de tus patas, de ese tío que vive en Nueva Zelandia o de tu mejor amigo de infancia que se mudó a Estrasburgo? No te entiendo.
Es un poco como lo que dice Quino. El contaba que si una persona le decía que no le gustaban los beatles, como que ya no le importaba tanto esa persona, como que la dejaba de querer. Creo que eso se aplica con mi problema de los mails. Si alguien me dice: "Ah pero yo no reviso nunca mi correo", de hecho que la dejaría de querer un poquito.